viernes, 11 de enero de 2013

El embarazo adolescente interrumpe todos los proyectos


A nadie le conviene ser padres antes de tiempo

Hay programas de televisión que muestran el embarazo adolescente como algo “fácil de superar”, “normal”, e incluso “divertido”. Sin embargo, en la vida real, el embarazo adolescente representa una situación dramática que cambia radicalmente la vida de las jóvenes: dejan de asistir al colegio, deben posponer o suspender definitivamente planes a futuro, como el estudio de una carrera en la universidad, debe comenzar a pensar en la alimentación y vestimenta del niño en gestación, etc. ¿Qué podemos decir a quienes sostienen que lo único ‘anormal’ en el embarazo adolescente es el hecho de ser la madre muy joven?
La situación denominada “Embarazo adolescente” –afrontar un embarazo no deseado en la adolescencia- confirma lo que decimos acerca de lo inoportunas que son las relaciones pre-matrimoniales: la adolescencia es la época del ser humano en donde se adolece de madurez psicológica, física, corporal, espiritual, y por lo tanto, iniciar relaciones en esta época de la vida, lleva a situaciones que no pueden ser afrontadas por los jóvenes, como el embarazo. En este momento de la vida, la llegada de un hijo inesperado conduce muchas veces a tomar caminos equivocados, muy dolorosos, que solo agravan el problema inicial, como por ejemplo, el aborto. Por lo tanto, tener relaciones antes de los 18 años, quiere decir hacer algo para lo que no se tiene capacidad. La llegada de un hijo debe producirse en el ámbito del matrimonio, único “lugar” en el que se dan las condiciones necesarias para ser recibido como su dignidad de persona humana se lo reclama.

El embarazo adolescente frustra los proyectos de la joven,
Pues el niño es inesperado.
El niño tiene derecho a nacer en el seno del matrimonio,
como fruto del amor de los esposos, 
y no como "accidente" de pasiones sin control.

El embarazo adolescente se produce cuando se tiene una relación sexual “sin protección”. Para prevenirlo, basta acudir a la “píldora del día después”.
Ante todo, hay que saber que la “píldora del día después” no solo tiene efecto anticonceptivo, sino también abortivo, porque no deja que anide el ovocito, en caso de haber sido fecundado. Pero el problema no es sólo la “píldora”, sino la relación en sí misma, ya que en la edad adolescente, y fuera del matrimonio, no tiene sentido de ser, porque es una falsificación del verdadero amor.
Muchas adolescentes, aconsejadas por los médicos, consumen la píldora. ¿Tiene algún efecto colateral?

La “píldora del día después”, puesto que es un producto de alto contenido hormonal que actúa alterando el ciclo menstrual de la mujer, provoca en esta numerosos efectos secundarios, como dolor de cabeza, vómito, mareos, sensibilidad en los senos, fatiga, y también, aunque con menos frecuencia, dolores fuertes en abdomen, pecho y piernas, visión borrosa y problemas respiratorios. Es un error pensar que si la adolescente tiene edad suficiente para quedar embarazada tiene también edad suficiente para recibir anticonceptivos.
¿Qué se le puede decir a una joven que ha tomado esta pastilla?
Habría que decirle no solo que no vuelva a tomar la pastilla, sino que no vuelva a tener relaciones, y que espere hasta que encuentre a una persona que la ame lo suficiente como para respetarla y estar dispuesta a compartir la vida con ella. A las adolescentes les falta madurez psíquica y preparación para entregarse a un hombre, distorsionan su desarrollo afectivo y les puede impedir vivir un amor auténtico (lo mismo les sucede a los adolescentes varones). Por otra parte, la píldora lo que hace, en todo caso, es aumentar la promiscuidad sexual, al difundir la creencia equivocada de que se puede “disfrutar” del “placer sexual” practicando un “sexo seguro”.
¿Hay datos científicos contra la “píldora del día después”?
Las estadísticas dicen que, contrariamente a lo que se busca, la “píldora del día después” lo único que hizo fue hacer aumentar enormemente el embarazo entre los 16 y 19 años, además de hacer crecer el aborto y las enfermedades de transmisión sexual. Para darnos una idea, de cada 18.000 adolescentes menores de 19 años que quedan embarazadas cada año en España, 7.000 deciden “interrumpir la gestación” (abortar), y de estas, 800 tienen entre 11 y 15 años. ¿No es una irresponsabilidad, no solo estar embarazada a esa edad, sino dar tantas hormonas a niñas sanas, y además “interrumpir el embarazo”?

Si el “sexo seguro” practicado con la “píldora del día después” no previene el embarazo adolescente, sino lo aumenta; ¿qué método se puede usar?

Está demostrado con estadísticas que la única forma de disminuir los embarazos adolescentes es con programas de educación sexual basados en la abstinencia.

*-Adopción
Es una realidad cotidiana que un gran número de países han legislado a favor de la adopción de niños por parte de los llamados “matrimonios igualitarios”. ¿Qué pensar respecto a esta situación?
Cuando los esposos se convierten en padres, ven en el hijo el fruto de su amor esponsal, al tiempo que adquieren una nueva responsabilidad, al convertirse su matrimonio en familia. Sin embargo, cuando la procreación no es posible, no por esto pierde su valor la vida conyugal, ni tampoco los esposos pierden la posibilidad de convertirse en padres. La esterilidad física puede dar ocasión a los esposos de ser padres por medio de la adopción. Por medio de la adopción los esposos, al tiempo que se convierten en padres –aunque no biológicos, pero no por eso dejan de ser verdaderos padres de los niños adoptados-, proporcionan al niño uno de los derechos básicos de todo ser humano: el de tener un padre varón y una madre mujer en la cual reflejarse para poder crecer, madurar, y afrontar la aventura de vivir.

 Preguntas para trabajo personal y/o grupal
-¿Qué es el embarazo adolescente?
-¿Por qué no se puede tomar la “píldora del día después”?
-Si una adolescente ya tomó la píldora,
¿qué hay que decirle?
-¿Cuál es el único método eficaz
para prevenir el embarazo adolescente?
¿Cuáles son los derechos básicos de un niño que es adoptado?

1 comentario:

  1. Por qué ponerle tanto drama a algo que ante los ojos de todos es NORMAL?
    No estoy de acuerdo con las pastillas post-day pero tampoco con esas palabras de que un embarazo en la adolescencia frustra los proyectos. Tengo 17 años y 8 meses de gestación y para mi no es ningun impedimento para seguir con mi vida. Soy realista y soy consciente de que nada será fácil una vez que mi hijo nazca, pero se que UNICAMENTE las jovenes que no pueden ser nada fuertes ni luchar po lo que quieren son las que se van a ver frustradas por un embarazo. Los hijos no tienen que ser vistos como un error ni como un ser que solo va a traer preocupaciones y complicaciones a ninguna edad. Y en la adolescencia solo tienen que ser vistos como un motor que no solo va a hacer que logremos los sueños que nos trazamos antes de estar en embarazo sino que va a hacer que lleguemos mucho mas lejos. He escuchado a muchas madres que toman el ejemplo de Maria y son muy luchadoras por sus hijos. Entonces por qué no podemos hacerlo nosotras también?. Entré aqui porque pense que iba a ser alentador leer sobre la eucaristia y los jovenes. Pero salgo muy desepcionada de como hasta la religión juzga a madres adolescentes que incluso pueden sacaras a sus hijos con mas empuje que las madres adultas.

    ResponderEliminar